Pistoletazo de inicio de campaña

Anoche empezó la campaña electoral propiamente dicha en Cataluña. A diferencia de las tres campañas anteriores (la de 1999, la del 2003 y la de 2006), en estas elecciones no se hablará de la horse race o carrera de caballos que tanto jugo sacan los mass media cuando las elecciones se dirimen entre dos candidatos muy igualados. ¿Pero está todo ya tan decidido como dicen las encuestas? ¿Se activaran el efecto bandwagon (“subirse al carro ganador o a la moda del momento”) o el efecto underdog (misericordia por el “perdedor” o “desamparado” según los sondeos)? ¿Qué opciones tienen los partidos y candidatos? Ciertamente el electorado fiel no va a cambiar su voto, pero siempre hay un porcentaje que oscila entre un 10% y un 20% de indecisos (en Cataluña puede que más debido a la creciente desafección política), que van a decidir votar y qué votar o no votar según los visto los días previos a la votación. El escenario a viernes 12 de noviembre es el siguiente:

– CiU, a administrar una victoria cantada: va a mantenerse en un perfil bajo y prudente (“Una Catalunya millor”), para gestionar una ventaja electoral considerable e incluso apabullante según las encuestas. Para ello CiU no hará maniobras bruscas, llamará al voto útil para un gobierno fuerte y de mayoría amplia, no va a entrar en debates que le puedan inducir al error, y va a rebajar la euforia de las bases convergentes hasta la noche electoral del 28N para no dir blat fins que és al sac i ben lligat. Y es que a CiU, pese a públicamente defender la participación electoral (políticamente muy correcto) sabe que una participación baja le beneficia porque afecta básicamente a las bases del PSC y en menor medida a ERC; aunque ello pueda dar lugar a la entrada de SCI y otros partidos al Parlament. Para ello CiU no hará nada que active al voto más blando del PSC (Mas entrevistado ayer por TV3 dijo que sobretodo economía y educación serían el principal eje en su campaña, no tanto el futuro nacional de Cataluña), que con elevada seguridad se quedará en casa. CiU tiene la atmósfera y el viento a favor, y va a adminsitrarlo para que la inercia política, mediàtica y ciudadana lleve a coronar a Artur Mas como President de la Generalitat

– El PSC, a por la movilización socialista en el último sprint de campaña: buscará detener una hemorragia electoral que se prevé feroz en algunas encuestas. Para ello, seguirá apostando por elevar a Montilla en su calidad de presidente y vender una gestión de gobierno que la ciudadanía no desaprueba. Ahora bien, deberán arriesgar algo más que publicitar el lema “Garantía de progrés”, claridad vs. ambiguedad, consolidación de las políticas sociales vs recortes sociales neoliberales (la famosa agenda oculta de CiU), combate ante el independentismo (¿ahora?) y una gestión de gobierno que si bien es positiva, está globalmente contaminada y escondida bajo los escombros de una mala imagen del Tripartito para gran parte de la sociedad catalana. La participación es la clave para el PSC y a tenor de los últimos estudios demoscópicos, se dibuja un escenario post-28N nada haligueño para ese partido. Por ello no se entiende como el PSC no ha insistido más para materializar un cara a cara entre Montilla y Mas que hubiera polarizado la campaña y que poco a perder tenían los socialistas.

– ERC en estado de cuarentena: seguirá apostando por la movilización interna ya iniciada en la pre-campaña para tapar unas tumultuosas fugas que parecen esparcirse en todo el espectro nacionalista-independentista: CiU, Solidaritat Catalana y Reagrupament. Para ello, ERC intentarà retener parte de la sagnía llamando al voto útil independentista, sacando brillo a una oxidada defensa del independentismo para parte de su antiguo electorado (el más radical e ideologizado considera una traición que ERC pactara con el PSC) combinado con el pragmatismo y el valor de las pequeñas cosas que ha promocionado en la pre-campaña (“Gent Valenta”). ERC parece ya “rendida” a un gobierno encabezado por CiU porque ayer en la ronda de entrevistas de inicio de la campaña electoral de TV3, Joan Puigcercós planteaba que o bién el PP o bién ERC seran decisivos para el futuro gobierno catalán.

– El PP en búsqueda de la resurrección política en Cataluña: buscará centrar el foco del debate político y mediático combinando centralidad y radicalidad.  Centralidad por el posible condicionamiento a un más que probable gobierno de CiU y por la garantía que el PP pueda ofrecer en materia económica. Por ello Mariano Rajoy  participarà activamente en la campaña catalana. Y radicalidad por el lanzamiento de propuestas en immigración y la lengua propensas a la radicalidad y al populismo para marcar el ritmo de la campaña electoral. Eso lo puede hacer el PP en Cataluña debido a su situación de debilidad, y el PP de Badalona lo lleva experimentando hace ya bastante tiempo (con resultado exitoso: el PP sube ya en las generales de 2008 en las ciudades de la corona de Barcelona y las ciudades medias catalanas)

– ICV, a sacar tajada del espectro del Tripartito: los movimientos del PSC y ERC en contra de la reedición de un nuevo tripartito, vuelven a dejar espacio a ICV para erigirse como la gran valedora de la alianza de izquierdas y de su gestión en los últimos 7 años frente a las opciones conservadoras (insistirán en los recortes sociales que puede suponer un gobierno de derechas). Eso mismo hizo hace 4 años, y fue el único miembro del tripartito que aumentó en votos y escaños. Veremos lo que sucede tras el “travestismo” político de ICV a Interior y su cuestionada gestión en esta consellería. Aún así, parece que será la fuerza política del Tripartito con más aguante.

– Ciutadans, a consolidar unas expectativas crecientes: C’s sabe que con otro escenario político raramente hubiera sobrevivido más de una legislatura en el Parlament, y por ello buscará la consolidación. C’s intentará atraer parte de los electores desencantados del PP y sobretodo del PSC, focalizados en la corona de Barcelona pero sin renunciar a las otras províncias si hay una baja participación electoral. El populismo en el tema identitario y de la lengua le ayudará a ello, junto a la llamada a la regeneración política de los partidos tradicionales (corrupción y divorcio entre ciudadanía y política), el obligado tema económico, un spot de pre-campaña con alto impacto mediático y un candidato joven y que desprende convicciones creïbles.

– Solidaritat, a irromper en el Parlamento: según las encuestas es el único partido extra-parlamentario con opciones reales de entrar al nuevo Parlament. La proyección pública de Laporta le ha ayudado a adquirir notoriedad mediática, pero el monotemismo del partido puede que le termine pasando factura en un contexto que parece bastante alejado del que abrió la histórica manifestación del 10J.

Ese es el escenario que se dibuja en los 15 días que quedan de campaña. El lunes 29, en el Barça-Madrid puede que veamos una imágen insólita: un presidente saliente y un presidente entrante en el palco del Camp Nou. Tal vez sea el simbolismo del inicio de un nuevo ciclo político que seguirá en las municipales y autonómicas del mes de mayo de 2011 y con las generales de 2012.

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Pistoletazo de inicio de campaña

  1. Pingback: 28N: 15 dies

  2. Pingback: Enlaces de campaña electoral « Packaging politics

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s