Carta abierta a la participación

A estas horas ya han abierto los 2.721 colegios electorales con sus 8.032 mesas. Están llamados a las urnas 5.363.352 catalanes. Hay 144 listas que se presentan y 232.126 jóvenes que se estrenan. Vamos a escoger 135 diputados, de los cuales 85 son elegidos por Barcelona, 18 por Tarragona, 17 por Girona y 15 por Lleida. La participación del 2006 cayó a la ya pírrica cifra del 56,04%, la segunda cifra más baja de la historia después de las autonómicas de 1992. El resultado en el Parlamento: CiU 48, PSC 37, ERC 21, PP 14, ICV-EUiA 12 y C’s 3. Gobierno: tripartito. Probablemente hoy muchas de estas cifras cambiarán. Pero sólo espero una cosa: que no todo cambie, para que todo siga igual.

Son las elecciones del desmoronamiento para unos y del resurgimiento para otros. Son las elecciones de los discursos populistas de unos y las no-promesas de otros. Son las elecciones de la política en retirada, que da paso a la banalización, la trivialización y el sensacionalismo político.  Son las elecciones del desgaste del pentapartito (CiU, PSC, ERC, PP e ICV-EUiA)  y del florecimiento de candidaturas que los agrietan en su conjunto. Son las elecciones de la desalineación de los votantes con los partidos tradicionales. ¿Son las elecciones hacia la italianización de la política catalana? Temo que la respuesta es afirmativa.

Son las elecciones donde la abstención volverá a ser la primera fuerza política catalana y veremos donde escala el voto en blanco. Aún así quiero animar al voto. Lo hago porque es un deber histórico, político y social.  Porque se lo debemos a nuestros antepasados que han luchado y han dejado su vida para conseguir las libertades de las que hoy disfrutamos. Se lo debemos a una convulsa y sangrienta historia política de nuestro país.  Porque ejercer nuestro derecho al voto nos hace ciudadanos, ya que como Aristóteles dijo somos animales politicos (zôon politikón), que necesitamos de la comunidad política para conseguir nuestro fin: la felicidad.  También quiero animar al voto porque significa empoderar a las personas menos poderosas, más débiles y vulnerables de una sociedad. Por todo ello debemos participar en la fiesta más grande de la democracia: el voto.

¿Que será imperfecta? Eso nadie lo duda. Pero yo no me resigno, quiero poder quejarme, quiero tener sentido crítico con nuestros políticos, y el voto es un instrumento poderoso para hacerlo. Ahora bien, no votaré con entusiasmo. Es más, me gustaría creer que no hace falta una abstención de récord para que nuestros políticos se percaten y den soluciones a una insatisfacción política ciudadana, que si no ponen remedio, está para quedarse. A partir de mañana se abre una nueva etapa y tienen la oportunidad de acercar la política a los ciudadanos. Eso sí, dejen de cavar trincheras, de hooliganismo político, de tactismos electorales, de tener la mirada cortoplacista y de provocar exabruptos para conseguir titulares.

Sólo así conseguirán ennoblecer de nuevo la política, de ponerla de nuevo al lugar donde se merece, de hablar de nuevo de P-O-L-Í-T-I-C-A en mayúsculas y de que la política y su dialéctica penetren, al fin, a la epidermis de la gran mayoría de nuestros ciudadanos.

 

Dicho eso, A VOTAR!!

 

Anuncios

One thought on “Carta abierta a la participación

  1. Pingback: Tweets that mention Carta abierta a la participación « Packaging politics -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s