El vacío de storytelling condena al PSC y ERC

Me hacía mucha pereza escribir este post, pero finalmente me he motivado para hacerlo. El pasado jueves, en el marco de entrevistas que estoy haciendo para mi memoria “Retos y límites del consultor político a Cataluña y España” del máster en Marketing Político del ICPS, comentábamos con el gran Xavier Peytibi de la dificultad cada vez mayor para los bloggers en comunicación política a la hora de escoger un determinado tema.

Ante la proliferación de blogs de comunicación política, parece que hacer un post se haya convertido en una carrera contrarreloj para ver quién publica antes (“La competencia en el futuro no será entre grandes y pequeños sino entre rápidos y lentos” dice Antoni Gutiérrrez Rubí) o quién tiene la primacía sobre un determinado tema. Ahora bien, este auge comporta una sana competitividad, más ingenio, más creatividad y que la comunicación política deje de ser una actividad enclaustrada, se de a conocer y suelte el lastre sobre determinados tópicos, clichés y estereotipos sobre la profesión.

Hecha esta breve reflexión ahí va el citado post:

La pérdida de poder de la izquierda catalana ha sido fundamentalmente la culminación de la pérdida del discurso, del relato, de la narración o del proyecto político conjunto del gobierno tripartito. Y hablo del gobierno, porque otro error garrafal del PSC, ERC, e ICV ligado al primero fue primar la voz de los tres partidos en detrimento del president de la Generalitat y el propio gobierno, restándole autoridad, competencia, coherencia, dirección, liderazgo, relato, comunicación e imagen.

Ojo, no estoy diciendo que estos partidos no tengan relato o proyecto político. Evidentemente sí lo tienen, aprobado por sus máximos órganos de dirección y Congresos Nacionales. Lo que no han sabido, PSC, ERC y ICV es dotar de sentido, significado, simbolismo y fuerza a un gobierno desprovisto de relato. En su lugar estos partidos han primado dar su propia versión de los hechos, justificar su posicionamiento respecto tal decisión del gobierno, intentar capitalizar tal decisión o proyecto para contentar la parroquia de cada partido. La hoja de ruta conjunta o bien no ha existido o bien estaba tan desdibujada y parcelada para responder a las necesidades e intereses de cada partido que el tripartito ha terminado por accidentarse aparatosamente fruto de sus propios errores.

La falta de relato ha condicionado el prisma bajo el cual se ha evaluado este gobierno: la inoperancia del tripartito que han percibido los ciudadanos ante la crisis económica, unos electorados altamente refractarios en el PSC y ERC incapaces de comprender la dirección que estaban tomando sus respectivos partidos, salidas de tono miembros del gobierno sobre la fórmula del tripartito, contradicciones entre los partidos del tripartito…. . Todo ello bajo un debate identitario de alto voltaje que ha presidido la vida política catalana en estos 7 años de tripartito y gran parte de la española, que ha tensionado y convulsionado enormemente el electorado tanto del PSC y de ERC. Y con la guindilla final, signo de la desesperación, del repudio de PSC y ERC ha reeditar la fórmula tripartita.

La irrupción de Ciutadans en 2006 al Parlament y de Solidaritat en 2010 no son más que la evidencia que los dos principales artífices de los dos tripartitos, PSC y ERC, han sido muy incapaces de contar una historia política conjunta, creíble y consistente de gobierno a la ciudadanía. Y la ciudadanía lo ha percibido. También es cierto que han percibido la apuesta de los gobiernos tripartitos por las infraestructuras y toda la política social, pero al desproveer los propios partidos de liderazgo y relato conjunto al president y al gobierno, sus logros se han visto contaminados y desprovistos de un sentido real y global.

Lo que no hay duda es que PSC y ERC, impulsores de la segunda transición española con la aprobación del Estatut y su efecto dominó al resto de España (que debía ser el torbellino transformador de España a un Estado plurinacional), han resultado ser muy incapaces de adaptarse a unas coordinadas políticas que ellos mismos trazaron, cosechando unos resultados electorales paupérrimos y pagando muy cara su experiencia mediante la irrupción de partidos en directa competición electoral con sus bases electorales. Todo ello ha desestabilizado el electorado interno de ambos partidos y tendremos que seguir muy atentamente el rumbo que tomarán PSC y ERC ha partir de ahora.

En definitiva, PSC y ERC no han sido capaces de hacer sonar una misma música como gobierno para después explicar la letra matizada como partidos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s